El espíritu «Jovell», más presente que nunca

Hablar de un amigo desaparecido siempre nos cuesta trabajo, por la connotación afectiva que conlleva. Si este amigo, además es un médico bueno y un buen médico” que ha sentado las bases de la humanización de la asistencia sanitaria, es más complicado, porque estamos hablando de una persona que ha creado “escuela”. Es el caso del Dr. Albert Jovell, médico, sociólogo, pensador y sobre todo “Ser humano”, que nos dejó físicamente hace poco, aunque su pensamiento está más presente que nunca.albert_slide_02

Hace unas semanas nos dimos cita en su ciudad natal, Barcelona, mas de 300 profesionales de la salud y asociaciones de pacientes para rendirle homenaje y lo que aún es más importante, para entregar los “Primeros premios Albert Jovell”, que marcan las líneas estratégicas del desarrollo futuro del trabajo de Albert. Sin lugar a dudas fue emotivo e importante el homenaje personal a nuestro amigo, pero de mayor transcendencia fue revisar las líneas futuras de su legado.

Glosar la figura de Albert requeriría de varios libros, estudios y tesis, y no es motivo de este humilde escrito, pero permitidme simplemente comentar que muchos de los que nos dedicamos al paciente y a la noble tarea de mejorar sus condiciones de vida, le debemos mucho. Albert, con su ejemplo personal y su competencia personal, demostró que, desde la independencia y el rigor técnico, añadiéndole una importante dosis de humanidad, se pueden hacer grandes cosas.

Gracias Albert, gracias amigo.

 

Escribe y pulsa Enter para buscar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies